Ir al contenido principal

Ir al menú de navegación

Puedes insertar esta audioguía en tu página web.
Para ello, utiliza el siguiente código HTML:

Ir al menú de navegación

Monasterio de El Escorial San Lorenzo de El Escorial, Madrid

Te contemos lo que te contemos sobre El Escorial, siempre nos quedaremos cortos. Porque este impresionante lugar es, con su fama planetaria y todo, un gran desconocido para el público en general. Otro tanto se podría decir de su promotor, Felipe II, uno de los hombres más poderosos que ha visto la historia y cuya imagen nos ha llegado lastrada por la leyenda negra, que lo deja como un tipo plano, beato y dominado por el fanatismo religioso.

leer más

Te contemos lo que te contemos sobre El Escorial, siempre nos quedaremos cortos. Porque este impresionante lugar es, con su fama planetaria y todo, un gran desconocido para el público en general. Otro tanto se podría decir de su promotor, Felipe II, uno de los hombres más poderosos que ha visto la historia y cuya imagen nos ha llegado lastrada por la leyenda negra, que lo deja como un tipo plano, beato y dominado por el fanatismo religioso.

En realidad, el monarca que siempre iba de negro tenía una vastísima cultura que añadir a su atracción por el esoterismo, los saberes prohibidos y la magia de todos los colores. Y a eso responde la colosal obra levantada en la sierra de Guadarrama, que te aconsejamos mirar desde lo alto, donde está la llamada Silla de Felipe II. Así podrás apreciar la magnitud de la mole dedicada a la victoria en San Quintín, cuya forma de parrilla se explica porque la batalla tuvo lugar el día de san Lorenzo, que murió achicharrado sobre ese utensilio más bien asociado a cocinar chorizos y sardinas.

Pero este grandioso monasterio renacentista no se construyó aquí porque sí. Al contrario, el estudio de su ubicación, en la que se dice que confluyen poderosas fuerzas telúricas, fue un asunto de la mayor importancia.

Una antigua leyenda medieval contaba que el Diablo, después de darse una vuelta por la superficie del planeta, había regresado al Tártaro. Pero no sin antes dejar abiertas siete puertas que conectaban ambos mundos. Y se dice que Felipe II, rodeado de alquimistas, monjes y sabios, quiso localizar exactamente una de esas puertas para cerrarla. No sería, entonces, casualidad, que tanto Arias Montano como Juan de Herrera, los dos personajes que dieron la traza definitiva al Escorial, se contasen entre los más versados en nigromancia y ciencias ocultas.

Así que lo aquí construido entre 1563 y 1584 es infinitamente más que una conmemoración de una victoria militar. En los millares de estancias y pasillos del palacio, entre sus tumbas de antiguos y poderosos reyes, se introdujeron simbologías, mensajes y significados herméticos que al grueso de los visitantes le pasan desapercibidos. Si te cuesta creerlo, visita la Torre de la Botica, donde el rey mandó reunir la mayor biblioteca de la época sobre brujería, alquimia y nigromancia, y donde él mismo estudió ávidamente esas materias.

En los ratos que le dejaba tanta actividad, el enigmático Felipe despachaba asuntos de estado y rezaba. Y fue, precisamente, para más y mejor rezar, que hizo abrir una ventana por la que poder ver y escuchar la misa desde su propia cama, una idea que copió de su padre, el emperador Carlos V.

Y ahora, si ya has asimilado todo lo que acabamos de contarte, es el momento de franquear la puerta, abrir bien los ojos y escudriñar despacito los rincones de este monumental misterio…


Monasterio de El Escorial

Avda. Juan de Borbón y Battemberg, s/n
28200 San Lorenzo de El Escorial
(+34) 918 90 50 11

Google Map

Otros lugares cercanos