Ir al contenido principal

Ir al menú de navegación

Alerta

¿Te avisamos?

Si quieres que te notifiquemos cuando publiquemos una nueva audioguía, déjanos tu nombre y tu correo electrónico.
😀
No utilizaremos tus datos con fines comerciales ni los distribuiremos a terceros.
Puedes insertar esta audioguía en tu página web.
Para ello, utiliza el siguiente código HTML:

Ir al menú de navegación

Hita

Guadalajara

Audioguía de Hita

Qué ver en Hita

El pueblo de Hita está a los pies de un cerro de forma cónica. Y es precisamente ese montículo el responsable de que aquí se asentara una población hace ya un montón de siglos, porque una atalaya tan perfecta no se encuentra así como así.

leer más

El pueblo de Hita está a los pies de un cerro de forma cónica. Y es precisamente ese montículo el responsable de que aquí se asentara una población hace ya un montón de siglos, porque una atalaya tan perfecta no se encuentra así como así.

Así que el lugar fue un estupendo puesto de vigilancia en tiempos de los romanos, pero en la Edad Media ya tenía una importancia mucho mayor; la suficiente para ser citado en el Poema del Cido en la Leyenda de los Siete Infantes de Lara.

En el siglo XI llega Alfonso VI a reconquistar la villa, y después empieza una larga convivencia entre cristianos, musulmanes y judíos. Serán estos últimos los que acaben controlando el negocio del vino y la mayor parte de las cuevas subterráneas convertidas en bodegas. Nada menos que un centenar de ellas aún permanecen hoy bajo el suelo hiteño.

Pero seguro que el nombre de Hita te suena a arcipreste. Concretamente a Juan Ruiz, un personaje medieval que escribió el Libro de buen amorhace casi setecientos años. Nos enseñaron en el colegio que esa era una obra clave en la literatura española, pero no es tan sabido que se desconoce cuál fue su verdadero título. Sin embargo, eso no le impide ser el centro del Festival Medieval de Hita, que se celebra cada primer sábado de julio para recrear aquellos tiempos y hasta celebra un torneo de caballeros al pie de la muralla.

Porque, efectivamente, aquí hubo una hermosa muralla. La mandó construir Iñigo López de Mendoza, marqués de Santillana, en el siglo XV. Él manejaba las armas tan bien como las letras, y cuando la villa quedó bajo su dominio decidió fortificarla y reconstruir el Castillo de Hita, que era una fortaleza de origen árabe todavía en pie.

Aquella del marqués fue, según parece, la última época de esplendor del lugar. De las murallas quedan algunos tramos y la imponente Puerta de Santa María. Y solo tienes que atravesar esta última para encontrarte en la Plaza del Arcipreste, que acogió un mercado medieval y cantidad de viviendas de comerciantes judíos.

La Iglesia de San Pedro fue en tiempos la más importante de la población, y la que cobijaba los sepulcros de los hidalgos de Hita. Pero la Guerra Civil destrozó el templo, además de buena parte del pueblo, y las lápidas de los nobles fueron trasladadas a la Iglesia de San Juan Bautista. Esta es de estilo gótico-mudéjar, con una torre posterior de traza herreriana. ¿Una mezcla extraña? Puede ser, pero vete a verla. Es realmente bonita. Bueno… El pueblo entero es bonito.


Hita

Calle Posito, 2 - Casa Arcipreste de Hita (Oficina de Turismo)
19248 Hita
(+34) 949 852 763

Google Map

Etiquetas: Los más bonitos...

Otras audioguías de lugares que hay que ver cerca de Hita