Ir al contenido principal

Ir al menú de navegación

Alerta

¿Te avisamos?

Si quieres que te notifiquemos cuando publiquemos una nueva audioguía, déjanos tu nombre y tu correo electrónico.
:-)
No utilizaremos tus datos con fines comerciales ni los distribuiremos a terceros.
Puedes insertar esta audioguía en tu página web.
Para ello, utiliza el siguiente código HTML:

Ir al menú de navegación

Guadalajara

Audioguía de Guadalajara

Qué ver en Guadalajara

El escudo de una ciudad nos puede decir cantidad de cosas interesantes, y es algo que olvidamos a menudo. En el de Guadalajara, sin ir más lejos, hay un caballero con una brillante armadura al mando de sus tropas. Está a las puertas de una ciudad amurallada y tiene toda la pinta de ir a conquistarla en mitad de la noche.

leer más

El escudo de una ciudad nos puede decir cantidad de cosas interesantes, y es algo que olvidamos a menudo. En el de Guadalajara, sin ir más lejos, hay un caballero con una brillante armadura al mando de sus tropas. Está a las puertas de una ciudad amurallada y tiene toda la pinta de ir a conquistarla en mitad de la noche.

Pues bien, ese caballero es Álvar Fáñez y esa noche es la del 24 de junio de 1085; la fecha en que, según la tradición, el reino de Castilla arrebató Guadalajara a los árabes.

La ciudad llevaba siglos en manos musulmanas, pero no precisamente en paz. Había estado en mitad de varias peleas por el poder entre unos y otros clanes, y se había fortificado a base de bien en el siglo IX, con la construcción de un alcázar del que todavía quedan restos.

También sigue en pie el Torreón de Álvar Fáñez, llamado así porque, según la leyenda, el caballero entró por esa puerta la noche de la conquista. Y, aunque no queremos desilusionarte, la verdad es que eso es poco probable. Más que nada porque la torre se levantó en el siglo XIV, cuando Álvar era abono de cipreses. Vamos, que ya no estaba para conquistar gran cosa.

Otro torreón medieval que vale la pena ver es el del Alamín, también vestigio de las murallas de aquella Guadalajara tan guerrera.

Sin embargo, el edificio más sorprendente de la ciudad se iba a levantar durante la transición de la Edad Media al Renacimiento. Para entonces, el linaje de los Mendoza estaba al mando de las cosas, y por orden de uno de sus miembros, Iñigo López de Mendoza y Luna, se construiría el Palacio del Infantado. Un edificio espectacular, proyectado a finales del siglo XV por el maestro Juan Guas, que es la mayor joya arquitectónica de la población.

En esa época renacentista le fue bien a Guadalajara. Se levantaron otros monumentos notables como el Palacio de Antonio de Mendoza, el de Dávalos o el de la Cotilla, un poco posterior. Pero ese esplendor de nobleza e hidalguía no duró eternamente, claro. A Guadalajara le tocó pasar después por algunos períodos de crisis, como el que llegó a principios del siglo XIX y del que tuvieron bastante culpa los queridísimos soldados de Napoleón.

Ya en la guerra civil, la zona fue duramente castigada gracias a su cercanía con la capital madrileña. Pero como se suele decir, no hay mal que por bien no venga, así que esa misma proximidad fue la principal causa de la reconstrucción y expansión de Guadalajara al incluirse en los planes de desarrollo como zona de descongestión de Madrid.

Una ciudad interesante, capital de una provincia más que atractiva. Para comprobarlo solo tienes que venir, pasear y disfrutar…


Guadalajara

Glorieta de la Aviación Militar Española, s/n (Oficina de Turismo)
19001 Guadalajara
(+34) 949 88 70 99

Google Map

Otras audioguías de lugares que hay que ver cerca de Guadalajara