Ir al contenido principal

Ir al menú de navegación

Alerta

¿Te avisamos?

Si quieres que te notifiquemos cuando publiquemos una nueva audioguía, déjanos tu nombre y tu correo electrónico.
:-)
No utilizaremos tus datos con fines comerciales ni los distribuiremos a terceros.
Puedes insertar esta audioguía en tu página web.
Para ello, utiliza el siguiente código HTML:

Ir al menú de navegación

Plaza del Carmen y Calle de la Abada

Madrid

Aunque ahora se vea tan moderna, ten en cuenta que la Plaza del Carmen está en pleno corazón del viejo Madrid de los Austrias. Así que, claro, tiene sus historias que contarte.

leer más

Aunque ahora se vea tan moderna, ten en cuenta que la Plaza del Carmen está en pleno corazón del viejo Madrid de los Austrias. Así que, claro, tiene sus historias que contarte.

Habría que empezar por el afamado burdel que hubo aquí en el Siglo de Oro, y que dirigía una tal María de Peralta. Resulta que Felipe II ordenó derribarlo y poner en su lugar el convento del Carmen Calzado, seguramente para compensar una cosa con la otra y de paso dar un nombre a la plaza más puro y casto.

Pero por mucho convento que se construyera, aquel Madrid estaba lleno de callejuelas oscuras, vagabundos, buscavidas y veteranos de los Tercios de Flandes dando tumbos y liándola en cada esquina. Todos deambulaban por esta zona hacia el año 1581, mientras el rey Felipe II controlaba medio planeta y por aquellos entonces andaba entretenido tratando de añadir Portugal a su colección. Ya te sonará eso que se decía de él, que en su imperio nunca se ponía el sol.

Nos vamos a detener en ese año porque a las pisadas de las botas de los mercenarios se unió entonces el ruido, más bien bronco, de unas enormes pezuñas rascando el suelo. No el de esta plaza, sino el de una de las calles que la rodean: la de la Abada.

Abadaes una palabra portuguesa, y la explicación a todo esto empieza por las rutas comerciales que nuestros vecinos habían abierto en Asia y que estaban en poder de España. A través de ellas llegaban especias y otras cosas exóticas y desconocidas por estos lares.

Tan exóticas que un día, la Casa de Contratación de Sevilla comunicó a su majestad la arribada a puerto de una criatura tres veces mayor que un buey, acorazada y armada con un enorme cuerno en la cabeza. Venía de las remotas tierras asiáticas y nadie aquí había imaginado, y menos visto, cosa igual.

La fiera se trajo a Madrid para su exhibición, si bien la historia se vuelve un poco confusa entre unas versiones y otras. Pero parece ser que en esta Calle de la Abada, que por cierto significa rinoceronte en portugués, se permitió a los incrédulos contemplar al animalito, hasta que el pobre se hartó y la emprendió a embestidas y cornadas con todo lo que pilló por delante.

Una historia, de la que los más prácticos seguramente sacarán una enseñanza útil: nunca metas un rinoceronte en una calle estrecha y llena de gente. Tienes muchísimas posibilidades de que la cosa no acabe bien…


Plaza del Carmen y Calle de la Abada

Plaza del Carmen, s/n
28013 Madrid

Google Map

Etiquetas: Neoclasicismo

Otros lugares cercanos