Ir al contenido principal

Ir al menú de navegación

Alerta

¿Te avisamos?

Si quieres que te notifiquemos cuando publiquemos una nueva audioguía, déjanos tu nombre y tu correo electrónico.
:-)
No utilizaremos tus datos con fines comerciales ni los distribuiremos a terceros.
Puedes insertar esta audioguía en tu página web.
Para ello, utiliza el siguiente código HTML:

Ir al menú de navegación

Catedral Nueva (Santa Cruz)

Cádiz

Cádiz, como algunas otras ciudades españolas, tiene dos catedrales. Pero solo una de ellas es monumental. La otra, la vieja, parece que nunca acabó de ser muy apreciada, y valga como prueba lo que dice de ella la venerable obra Crónica general de España, o sea Historia ilustrada y descriptiva de sus provincias, publicada en 1869.

leer más

Cádiz, como algunas otras ciudades españolas, tiene dos catedrales. Pero solo una de ellas es monumental. La otra, la vieja, parece que nunca acabó de ser muy apreciada, y valga como prueba lo que dice de ella la venerable obra Crónica general de España, o sea Historia ilustrada y descriptiva de sus provincias, publicada en 1869.

El polvoriento tocho no dedica palabras muy cariñosas al edificio: que si es de escasa altura, que si su entrada principal no tiene mérito alguno, que si al interior le faltan obras de importancia... Total, que deja bien claro que la verdadera catedral de la ciudad ya era, para entonces, la de la Santa Cruz sobre las Aguas, más conocida entre sus parientes gaditanos por Catedral Nueva.

Su nombre completo, en realidad, encaja mejor con su aspecto de palacio salido de alguna fantasía oriental. Entre esa famosa cúpula dorada y ese mar que casi le moja los pies, la construcción no desentonaría en ningún cuento de Las mil y una noches si no fuera porque, al fin y al cabo, pues oye, es una catedral cristiana.

Todo empezó en 1722: Cádiz se había hecho muy, pero que muy importante gracias al comercio con América, y merecía una catedral a la altura. Así que arrancaron las obras y fueron avanzando bajo la dirección de un montón de arquitectos diferentes, todos ellos de la escuela del maestro Churriguera.

Al puerto de la ciudad llegaban barcos atiborrados de oro de ultramar, y hasta un catorce por ciento de aquellas riquezas se destinaban a la catedral. Pero de repente era 1796: habían pasado setenta años, las obras no estaban terminadas y el oro empezaba a escasear por culpa de algunos sucesos que iban a tener a la gente ocupada por un tiempo. Entre guerras de independencia, revoluciones y constituciones, todo quedó interrumpido hasta 1832.

Durante esos años de parón, al edificio le tocó servir de almacén de madera, depósito de cadáveres y alguna cosa más, pero acabaría retomándose el proyecto para terminar lo que llevaba más de un siglo empezado, y el obispo, por fin, pudo entrar a bendecirlo en 1838.

Aunque los retrasos y los aires marinos no le han sentado demasiado bien a la catedral, vale la pena ir a ver los tesoros que conserva: nada menos que 151 columnas de orden corintio, mármol genovés y materiales preciosos como el jaspe traído de Manilva y Arcas, que era llevado en carro hasta Algeciras y llegaba a Cádiz por mar.

Tampoco faltan tallas y cuadros de mérito en las capillas, porque la ciudad no quería tener una catedral cualquiera e incluso Calderón de la Barca, según se cuenta, llegó a donar objetos valiosos que añadir a la fortuna del templo...


Catedral Nueva (Santa Cruz)

Plaza de la Catedral, s/n
11005 Cádiz
(+34) 956 28 66 20

Google Map

Etiquetas: Arte Barroco, Religión

Otros lugares cercanos