Ir al contenido principal

Ir al menú de navegación

Puedes insertar esta audioguía en tu página web.
Para ello, utiliza el siguiente código HTML:

Ir al menú de navegación

Cádiz

Ese lugar privilegiado en el que hoy se asienta Cádiz se lo fue cocinando el planeta Tierra poco a poco. Hace seis millones de años de nada, una sacudida tectónica abrió un enorme agujero en la zona, y durante las eras siguientes algunas otras travesuras geológicas fueron dándole forma: que si ahora pasa el río, que si ahora no, que si ahora sube el nivel del mar, que si ahora vuelve a bajar. La Tierra, cuando se pone revoltosa, ya sabes cómo es.

leer más

Ese lugar privilegiado en el que hoy se asienta Cádiz se lo fue cocinando el planeta Tierra poco a poco. Hace seis millones de años de nada, una sacudida tectónica abrió un enorme agujero en la zona, y durante las eras siguientes algunas otras travesuras geológicas fueron dándole forma: que si ahora pasa el río, que si ahora no, que si ahora sube el nivel del mar, que si ahora vuelve a bajar. La Tierra, cuando se pone revoltosa, ya sabes cómo es.

Al final, la cosa le quedó bien, no lo vamos a negar: una interminable bahía y un arenal que los hombres con visión de negocios iban a encontrar perfectos para plantar allí un puerto en condiciones.

Esa visión y ese enclave son los que harían de Cádiz una ciudad de importancia, y volcada en el comercio que va y viene por el mar.

Como sabes, en cuanto la historia habla de mar y de comercio, asoma por la esquina la nariz de un fenicio. Y por aquí debió de asomarse alguno también, en el 1104 antes de Cristo, para fundar lo que entonces llamaron Gadir. Pero en todo relato de fundaciones que se respete un poco hay un héroe o una figura fantástica, y en este gaditano caso nos encontramos los brazotes de un semidiós. Fue nada menos que Hércules, con su nombre fenicio Melkart, quien llegó a esta costa como guardaespaldas de los mercaderes tirios. Se ve que el lugar era estratégico y había que jugar fuerte.

Al culturista y heroico Melkart lo enterraron en la isla de Sancti Petri, aquí mismo, y sobre sus huesos levantaron un santuario cuya fama se extendió hasta los confines del mundo antiguo. Se dice que también fue erigido un fabuloso faro con una estatua hercúlea a la que solo le faltaba cobrar vida y desafiar al océano, entonces llamado Mar de la Oscuridad.

En el lugar queda hoy un castillo con maravillosas puestas de sol y envuelto en todas estas brumas de leyenda que también incluyen su parte de realidad. De la Cádiz romana, en cambio, tenemos mucha más información a mano; la suficiente para saber que fue una de las ciudades más importantes del Imperio, ahí es nada, y que estaba surcada por acueductos y salpicada de anfiteatros y estatuas colosales.

Tres mil años de historia dan mucho de sí y Cádiz los tiene detrás. Ha sido bizantina y musulmana, ha sido defendida y conquistada y desde ella se echaron al mar a no pocos descubridores. Conserva murallas cortadas en forma de estrella, casas neoclásicas asomadas al océano y una catedral con una brillante cúpula dorada.

Casi se podría decir que Cádiz ha estado en todos los fregados, y por eso mismo tuvo que ser también aquí donde, en 1812, se proclamase una de las primeras constituciones del mundo. Te suena la historia, ¿verdad?


Cádiz

Avda. Cuatro de Diciembre de 1977, 32D (Oficina de Turismo)
11005 Cádiz
(+34) 956 20 31 91

Google Map

Etiquetas: Costa

Otros lugares cercanos