Ir al contenido principal

Ir al menú de navegación

Alerta

¿Te avisamos?

Si quieres que te notifiquemos cuando publiquemos una nueva audioguía, déjanos tu nombre y tu correo electrónico.
:-)
No utilizaremos tus datos con fines comerciales ni los distribuiremos a terceros.
Puedes insertar esta audioguía en tu página web.
Para ello, utiliza el siguiente código HTML:

Ir al menú de navegación

La Alcazaba

Málaga

De todos los monumentos islámicos que quedan en España, podríamos contar con los dedos de una mano los que pueden mirarse de tu a tu con la alcazaba malagueña. Y si crees que exageramos, verás como cambias de opinión a la que te des un garbeo por esta impresionante ciudadela medieval que hace casi mil años se empezó a levantar, según parece, sobre los restos de fortalezas anteriores.

leer más

De todos los monumentos islámicos que quedan en España, podríamos contar con los dedos de una mano los que pueden mirarse de tu a tu con la alcazaba malagueña. Y si crees que exageramos, verás como cambias de opinión a la que te des un garbeo por esta impresionante ciudadela medieval que hace casi mil años se empezó a levantar, según parece, sobre los restos de fortalezas anteriores.

Y no es que el siglo XI fuera una buena época para sus constructores, no. El califato Omeya y su esplendor se habían terminado, y al-Ándalus empezaba a romperse en reinos de taifas que, unos tras otro, fueron cayendo por una larga y dolorosa cuesta abajo.

Aquí le tocó al rey bereber de Granada, Badis ben Habús, al que le pareció buena idea reforzar las defensas construyendo una alcazaba. Pero aunque la función del recinto era básicamente militar, sus murallas cobijaban también palacios, patios, jardines y estanques que llevaron belleza a este lugar como a tantos otros edificios musulmanes de entonces. Mira si querrían dejarlo bonito, que hasta trincaron para ello las estatuas y los mármoles del teatro romano de al lado.

Esa primera alcazaba iba a sufrir mil modificaciones en los siglos siguientes, como pasa casi siempre, pero su estructura fundamental y su perímetro han llegado a nosotros tal cual.

Los ziríes, los almorávides, los almohades y los nazaríes dominaron sucesivamente la ciudad, y todos fueron haciendo sus pequeñas reformas y aportaciones a este lugar hasta que llegaron Isabel y Fernando, allá por 1487, con serias intenciones de tomar la población. Los monarcas se sentaron pacientemente y se dispusieron a esperar a que los defensores se rindieran.

Así, los cristianos tomaron Málaga, y lo primero que hicieron fue izar el estandarte real y el pendón con la cruz en la torre del homenaje de la alcazaba. El asedio había terminado, pero a la fortificación, que se había conservado muy bien hasta entonces, aún le traerían los siglos venideros un par de bombardeos y algún terremoto que otro.

Por todo eso tuvo que pasar la alcazaba hasta llegar a nuestros días convertida en uno de los símbolos de la ciudad. No merece menos una maravilla que casi le aguanta el pulso a la Alhambra de Granada, y que, como obra defensiva musulmana, no tiene parangón en España.


La Alcazaba

Calle Alcazabilla, 2
29012 Málaga
(+34) 630 93 29 87

Google Map

Etiquetas: Arte Árabe

Otros lugares cercanos