Ir al contenido principal

Ir al menú de navegación

Puedes insertar esta audioguía en tu página web.
Para ello, utiliza el siguiente código HTML:

Ir al menú de navegación

Iglesia de Santo Domingo Málaga

En Málaga no faltan iglesias. De eso puede dar fe quien se haya recorrido la ciudad, y también quien haya intentado recitar de una tacada la lista siguiente:

leer más

En Málaga no faltan iglesias. De eso puede dar fe quien se haya recorrido la ciudad, y también quien haya intentado recitar de una tacada la lista siguiente:

Palacio Episcopal, iglesia del Sagrario, iglesia del convento de San Agustín, de Santiago, del Agua, del Santo Cristo de la Salud, de los Santos Mártires, de San Julián, de San Felipe Neri, del Sagrado Corazón, de San Juan, de San Pablo, de San Pedro, de la Trinidad, de Nuestra Señora del Carmen, ermita de la Zamarrilla, capilla de San Lázaro y abadía de Santa Ana.

Todo eso sin contar la catedral, el santuario de Nuestra Señora de la Victoria y otras cuantas más apartadas del centro. Así que, ahora mismo, te estarás preguntando por dónde empezar…

Te recomendamos cruzar el río Guadalmedina hasta su margen derecha. En el barrio del Perchel encontrarás la iglesia de Santo Domingo, construida en cuanto los Reyes Católicos pusieron el pie en la ciudad, a finales del siglo XV, y superviviente de inundaciones, saqueos e incendios. En realidad, lo que hoy puedes ver es resultado de varias reconstrucciones, pero eso no es lo interesante.

Lo interesante es que tiene su origen en la orden de los dominicos, cuyos inflexibles monjes cebaron durante siglos las filas de la Inquisición y se ganaron a pulso el apodo de Domini caneso Perros de Dios. Por si no fuera bastante escalofriante el juego de palabras, el fundador de la orden, al que se dedica el templo, se suele representar acompañado de un perro que sostiene una antorcha entre los dientes.

Y hay más. En esta iglesia se guardaba una talla de Cristo crucificado que Pedro de Mena hizo alrededor de 1660. Era el llamado Cristo de la Buena Muerte, y quizá te suene porque los legionarios lo llevan en las procesiones de Semana Santa. Pero claro, ese no es el original. El de Mena quedó carbonizado en 1931, tras ser incendiada la iglesia por un grupo de exaltados que no había digerido bien la proclamación de la República.

Después del incendio comenzaron los rumores de que la talla se había salvado. Y tampoco habría sido extraño, porque existían cuadrillas de Guardias Cívicos que intentaban explicar a los descerebrados que la República no consistía en plantar fuego a los templos. El caso es que los rumores continuaron, y fueron alimentados por una novela titulada Las vestiduras recamadasque insistía en aquello de la imagen rescatada de las llamas.

Así que la bola creció y al misterio se le empezaron a añadir detalles, como siempre pasa: que si unos millonarios americanos andaban detrás de la pieza desde el XIX, que si la talla se había escondido a la espera del mejor momento para venderla, que si permanecía en alguna cueva de los alrededores o, incluso, que si la conservaban Elvis Presley y Bruce Lee en su isla secreta.

¿Tú cómo lo ves?


Iglesia de Santo Domingo

Calle Cerrojo, 1
29007 Málaga
(+34) 952 30 70 43

Google Map

Otros lugares cercanos