Ir al contenido principal

Ir al menú de navegación

Puedes insertar esta audioguía en tu página web.
Para ello, utiliza el siguiente código HTML:

Ir al menú de navegación

Casa de las Conchas Salamanca

En Salamanca tienes unas cuantas casas para visitar: La Casa de las Muertes, la de María la Brava, el Palacio de Anaya o la Casa-convento de Santa Teresa de Jesús. Aunque la más famosa no es ninguna de ellas, sino una señora mansión palaciega que todo el mundo conoce como la Casa de las Conchas.

leer más

En Salamanca tienes unas cuantas casas para visitar: La Casa de las Muertes, la de María la Brava, el Palacio de Anaya o la Casa-convento de Santa Teresa de Jesús. Aunque la más famosa no es ninguna de ellas, sino una señora mansión palaciega que todo el mundo conoce como la Casa de las Conchas.

Fue levantada en una época de cambios y fracturas, cuando agonizaba el mundo medieval y se abría paso otra visión de las cosas y del mundo. Era 1493, con América recién descubierta y los Reyes Católicos cumpliendo sus sueños de unificación; y al edificio, claro, se le nota eso de estar a caballo entre dos eras, porque su estilo queda a medio camino entre el viejo gótico y el nuevo plateresco.

Pero lo que está claro, es que lo más característico de la casa son las conchas que cubren su fachada y dan pie a los turistas argentinos para hacer cantidad de chistes y juegos de palabras. Aunque probablemente el noble que encargó el edificio, hace más de cinco siglos, no era hombre de muchas risas: don Rodrigo Maldonado de Talavera fue catedrático, rector de la universidad salmantina, miembro del Consejo Real de Castilla y caballero de la Orden de Santiago. Lo más importante era esto último, porque para entrar en la orden debías probar que tu familia era hidalga desde los tiempos del Cid, que nadie de tu sangre había trabajado con las manos y otras mil cosas parecidas.

No es raro, entonces, que Maldonado quisiese dejar bien claro quien era y colocase por todos lados la concha del peregrino, uno de los símbolos santiagueses. Pero que sepas que esa es solo una de las teorías que intentan explicar la presencia de tanta concha por la casa. Otra sostiene que los famosos elementos se añadieron después, cuando el hijo y heredero de Rodrigo se casó con Juana de Pimentel, cuya familia también tenía por símbolo una concha.

Los descendientes del matrimonio, por estas vueltas que da la vida, se opusieron a Carlos V en la revuelta de los Comuneros, y el emperador se tomaría cumplida venganza obligando a recortar la altísima torre de la casa, que había sido erguida como símbolo de poder, quedando reducida a la tercera parte.

Y no queremos acabar esta audioguía sin hablarte de lo más importante: ¡el tesoro! Todo el mundo sabe que hay guardadas fabulosas riquezas bajo una de las conchas. Solo tienes que averiguar cuál, y luego pedir permiso para que te dejen picar la fachada…


Casa de las Conchas

Calle de la Compañía, 2, 37002 Salamanca
40.96 Salamanca
(+34) 923 26 93 17

Google Map

Otros lugares cercanos