Ir al contenido principal

Ir al menú de navegación

Alerta

¿Te avisamos?

Si quieres que te notifiquemos cuando publiquemos una nueva audioguía, déjanos tu nombre y tu correo electrónico.
:-)
No utilizaremos tus datos con fines comerciales ni los distribuiremos a terceros.
Puedes insertar esta audioguía en tu página web.
Para ello, utiliza el siguiente código HTML:

Ir al menú de navegación

Montaña de Covadonga

Cangas de Onís, Asturias

Audioguía de la Montaña de Covadonga

Qué ver en la Montaña de Covadonga

Pedro José Pidal y Bernaldo de Quirós, marqués de Villaviciosa, no podía soportar la idea de que un extranjero llegase cualquier día y subiese al Naranjo de Bulnes. Porque aquello tenía que hacerlo un español. Y acabó siendo él, junto al pastor Gregorio Pérez, quien estrenara para la humanidad la cumbre del coloso. No te pierdas nuestra audioguía sobre el Naranjo de Bulnes para saber más sobre este predrusco.

leer más

Pedro José Pidal y Bernaldo de Quirós, marqués de Villaviciosa, no podía soportar la idea de que un extranjero llegase cualquier día y subiese al Naranjo de Bulnes. Porque aquello tenía que hacerlo un español. Y acabó siendo él, junto al pastor Gregorio Pérez, quien estrenara para la humanidad la cumbre del coloso. No te pierdas nuestra audioguía sobre el Naranjo de Bulnes para saber más sobre este predrusco.

Pero no vayas a pensar que esa ascensión de 1904 fue una simple excentricidad. Lo del marqués con estas montañas era puro y verdadero amor, y bien que lo demostró trabajando incansablemente por su conservación. Como además de escalar y cazar, don Pedro tenía su sillón de senador, maniobró hasta conseguir que, en 1918, el sector occidental de los Picos de Europa fuese declarado primer parque nacional de España.

Se le puso el nombre de Montaña de Covadonga, y parece que influyó en el asunto que se cumplieran entonces mil doscientos años de la rebelión liderada en estos parajes por un tal don Pelayo. Pero lo importante es que aquella declaración respaldada por Alfonso XIII, a quien encantaba quemar pólvora por la zona, fue el inicio de una protección que con el tiempo se iría extendiendo y extendiendo.

Seguramente hoy hay menos rebecos y osos pardos de los que había en tiempos de Pelayo, pero aquí siguen prados, arboledas, zorros, lobos, águilas y una larga lista de especies viviendo a sus anchas en un entorno que acoge los maravillosos y archiconocidos lagos de Covadonga.

Enol, Ercina y Bricial son sus nombres, aunque el último no siempre tiene agua. Subir a contemplarlos es una especie de compensación a tanta y tan retorcida curva; un placer del que quizá disfrutes un poco menos si te da por imitar a los ciclistas profesionales y ascender a golpe de pedal por esta cuesta que parece infinita. Pero oye, cada uno se divierte como quiere y esta subida es ideal tanto para bici, como para coche. Tu eliges…

Si finalmente optas por no subir esos quince kilómetros, puedes quedarte a visitar la impresionante y rosada Basílica de Santa María la Real y muy cerquita, el santuario de Covadonga. En su gruta, envuelta en leyendas y milagros que quisieron inspirar a la cristiandad, se halla la capilla que guarda la imagen de la Santina y también algunos sepulcros. El más conocido es el de Pelayo, el monarca que abanderó el inicio de la Reconquista. Aunque parece que, a pesar del solemne epitafio grabado en la tumba, no hay muchos argumentos para creer que sus huesos guerreros descansen aquí.


Montaña de Covadonga

Carretera / Road CO-4
33589 Cangas de Onís
(+34) 985 84 60 16 (

Google Map

Etiquetas: Naturaleza

Otras audioguías de lugares que hay que ver cerca de la Montaña de Covadonga