Ir al contenido principal

Ir al menú de navegación

Alerta

¿Te avisamos?

Si quieres que te notifiquemos cuando publiquemos una nueva audioguía, déjanos tu nombre y tu correo electrónico.
😀
No utilizaremos tus datos con fines comerciales ni los distribuiremos a terceros.
Puedes insertar esta audioguía en tu página web.
Para ello, utiliza el siguiente código HTML:

Ir al menú de navegación

Ribadesella

Asturias

Audioguía de Ribadesella

Qué ver en Ribadesella

El nombre de Ribadesella te hará pensar, seguramente, en centenares de piragüistas bajando el río como si no hubiera un mañana. Y no te equivocas, no: eso que has visto en la tele se llama Descenso Internacional del Sella, y se celebra cada año a principios de agosto.

leer más

El nombre de Ribadesella te hará pensar, seguramente, en centenares de piragüistas bajando el río como si no hubiera un mañana. Y no te equivocas, no: eso que has visto en la tele se llama Descenso Internacional del Sella, y se celebra cada año a principios de agosto.

Sin embargo, si tienes inclinación por el estudio de los tiempos más remotos del planeta, es posible que este concejo asturiano te lleve, más bien, a acordarte de los dinosaurios. Porque, a unos ciento cincuenta millones de años vista, una cosa podemos afirmar con seguridad: a las gigantescas criaturas que vivieron en el Jurásico les gustaba mucho bajar al Cantábrico para poner sus garras en remojo.

Y es que a finales de los sesenta, el profesor García Ramos empezó a descubrir icnitas en la zona de costa que se extiende al oeste de Ribadesella. Apréndete esa palabra, icnitas, porque se refiere a las huellas de los dinosaurios y te va a servir para quedar la mar de bien en cualquier conversación sobre lo que hay en esta zona.

Las pisadas de Tyrannosaurus marcadas en la roca impresionan lo suyo, no hay duda, pero otro tanto se podría decir de las señales que dejaron los seres humanos hace unos treinta y cinco mil años en la cueva de Tito Bustillo. Fue descubierta a finales de los sesenta, cuando un grupo de espeleólogos se introdujo entre sus paredes y las vio pintarrajeadas con ciervos, caballos y renos que algunas manos trazaron hace una cantidad mareante de siglos. Hoy forman un conjunto de arte rupestre de importancia mundial y ostentan la condición de Patrimonio de la Humanidad, junto a la cueva de Altamira y otras que guardan más tesoros paleolíticos en esta cornisa cantábrica.

Como ves, en Ribadesella no todo son piraguas, pero tampoco te vayas a pensar que es todo Prehistoria. En la Edad Media, la población estaba de moda gracias a los astilleros y a la madera que se traía por el río Sella. Esto, junto a la pesca del salmón y de alguna que otra ballena despistada, eran las principales causas de la boyante economía de la zona. Tanto fue así, que incluso se propuso convertirlo en el principal puerto de Asturias pero finalmente, el trofeo se lo llevaron los vecinos de Gijón.

A pesar de ello, el pueblo que vio nacer al pintor Darío de Regoyos es una bonita villa en la que los siglos XVI, XVII y XVIII dejaron su herencia arquitectónica, y, por si fuera poco, tiene esa virtud tan peculiar de juntar el mar con la montaña, lo que ahorra discusiones familiares cuando se acerca el verano. Y es que los imponentes Picos de Europa llegan hasta aquí mismo para meterse en el agua sin complejos...


Ribadesella

Paseo Princesa Letizia, s/n. (Oficina de Turismo)
33560 Ribadesella
(+34) 985 86 00 38

Google Map

Otras audioguías de lugares que hay que ver cerca de Ribadesella