Ir al contenido principal

Ir al menú de navegación

Alerta

¿Te avisamos?

Si quieres que te notifiquemos cuando publiquemos una nueva audioguía, déjanos tu nombre y tu correo electrónico.
:-)
No utilizaremos tus datos con fines comerciales ni los distribuiremos a terceros.
Puedes insertar esta audioguía en tu página web.
Para ello, utiliza el siguiente código HTML:

Ir al menú de navegación

Jaca

Huesca

Audioguía de Jaca

Qué ver en Jaca

A una ciudad como Jaca hay que tomársela en serio desde el principio: está a los pies de los Pirineos, su casco histórico es Bien de Interés Cultural y más de dos mil años de historia la avalan. A ver cuántas poblaciones te salen con esta carta de presentación.

leer más

A una ciudad como Jaca hay que tomársela en serio desde el principio: está a los pies de los Pirineos, su casco histórico es Bien de Interés Cultural y más de dos mil años de historia la avalan. A ver cuántas poblaciones te salen con esta carta de presentación.

Su primer nombre conocido es Iacca, y sobre Iacca se lanzaron las legiones romanas en el siglo II antes de Cristo. Era la primera fortificación que conquistaban en territorio de Hispania, así que los legionarios brindaron, primero, y dejaron después que la población fuese romanizada tranquilamente.

Pero la vida da muchas vueltas. La tira de tiempo después de extinguirse el dominio de Roma, Jaca se plantó en el siglo VIII y empezó a ver llegar visigodos. Venían en retirada ante el empuje de los ejércitos musulmanes y buscaban refugio en las montañas, lo mismo en las asturianas que en las aragonesas, que todas servían para defenderse.

A los árabes no les interesaba jugarse el tipo en una zona tan peligrosa para atrapar a cuatro gatos, aunque Jaca se encontrase al pie de la antigua vía que los romanos habían usado para atravesar la mole pirenaica. Esa vía pasaba por el Summus Portus, o sea, puerto de montaña, y que por eso de abreviar terminaría llamándose Somport.

Total, que entre la orografía y la ayudita de Carlomagno, que hizo de guardaespaldas de estos territorios durante un tiempo, la población tuvo cierta tranquilidad y empezó a cobrar importancia. Su situación la convirtió en punto clave del Camino de Santiago y a finales del siglo XI el rey de Aragón, Sancho Ramírez, le otorgó fueros, privilegios y todo lo que otorgaban los monarcas de la época cuando querían favorecer a una villa.

La cosa salió bien y Jaca ganó habitantes, empezó a acuñar su propia moneda y hasta levantó la primera catedral románica de España, un verdadero hito que te recomendamos ver con la calma y parsimonia que merece.

Pero pasaron los años como siempre pasan, y la época dorada de la ciudad, primera capital del reino de Aragón, fue quedando atrás a finales de la Edad Media. Aunque no por ello se dejaron de hacer aquí construcciones muy serias, ya que seguramente el edificio que más te impresione en Jaca sea de finales del XVI.

Andaba por entonces Felipe II preocupado por sembrar la zona pirenaica de fortificaciones. El hombre tenía unos cuantos enemigos y toda precaución era poca, así que ordenó construir aquí la impresionante Ciudadela de Jaca, una fortaleza en la que no falta ni uno solo de los infernales ingenios militares de la época y levantada en un emplazamiento de lo más estratégico.

Visitar la Ciudadela es algo impactante, y sus más de cuatro siglos la han cargado de historias, y eso que Jaca no anda escasa de ellas: una de las más sonadas es la sublevación de la ciudad, en 1930, y su proclamación de la República. La aventura no acabó bien, pero la población, como otras veces, volvió a quedar como pionera en eso de los acontecimientos de dimensión histórica.


Jaca

Plaza San Pedro, 11 (Oficina de Turismo)
22700 Jaca
(+34) 974 36 00 98

Google Map

Etiquetas: Arte Románico

Otras audioguías de lugares que hay que ver cerca de Jaca