Ir al contenido principal

Ir al menú de navegación

Puedes insertar esta audioguía en tu página web.
Para ello, utiliza el siguiente código HTML:

Ir al menú de navegación

Santo Domingo de la Calzada La Rioja

«Santo Domingo de la Calzada, donde cantó la gallina después de asada», dicen algunos al referirse a esta población, así que nosotros te vamos a desvelar cómo ocurrió semejante cosa.

leer más

«Santo Domingo de la Calzada, donde cantó la gallina después de asada», dicen algunos al referirse a esta población, así que nosotros te vamos a desvelar cómo ocurrió semejante cosa.

Estas tierras eran un lugar más bien incómodo durante los siglos IX y X. Ni musulmanes ni cristianos conseguían hacerse con el control del territorio, que no fue de nadie y fue de todos hasta que los de la cruz empezaron a ganar la partida.

Gracias a eso, el Camino de Santiago pudo cobrar más vida y crecer en importancia y peregrinos, y a ello iba a contribuir también un joven llamado Domingo, que a mediados del siglo XI llegaba a esta zona dispuesto a vivir como un eremita.

Además de dedicarse a la existencia contemplativa, Domingo quiso ayudar a los caminantes que se dirigían a Compostela sufriendo penurias y calamidades como para dar y regalar. Construyó un albergue y un puente para ellos, y se curró una calzada de piedra que le acabaría dando nombre al santo y al lugar.

Además le dio tiempo a hacer un pequeño oratorio sobre el que después se levantó la Ermita de Nuestra Señora de la Plaza, que hoy puedes visitar. También puedes ver el puente y las mayores murallas que se conservan en La Rioja. Son del siglo XIV y los árabes ya estaban lejos, pero se habían puesto de moda las guerras civiles porque, al parecer, en aquellos tiempos el caso era pelearse.

También deberías echar un vistazo a la catedral, que fue empezada en 1158 y terminada mucho más tarde, con lo que románico, gótico y barroco conviven pacíficamente en el edificio. La torre campanario, eso sí, es exclusivamente barroca.

En el interior del templo encontrarás muchas maravillas y una cosa muy rara: un gallinero con un gallo y una gallina blancos. ¿Y a qué viene eso? Pues atento, que viene leyenda…

Se dice que un peregrino paró en una posada, y que la posadera se enamoró de él hasta las trancas. Al saber que no era correspondida, se le fue un poco la cabeza y metió en el equipaje del caminante una valiosa copa, para que él fuera acusado de robo y ahorcado. Así ocurrió, pero cuando los padres del joven se acercaron al patíbulo descubrieron que su hijo no había muerto. Fueron volando a pedir al comendador que, visto el prodigio, descolgase al inocente y reconociese el terrible error, pero el capitoste se carcajeó diciendo que aquel joven estaba tan vivo como el gallo y la gallina que él se disponía a cenar. Fue entonces cuando ambos gallináceos empezaron a aletear y cacarear sobre la mesa, y ese es justamente el milagro que se recuerda en la catedral y en el dicho con el que empezábamos esta audioguía: «Santo Domingo de la Calzada, donde cantó la gallina después de asada».

Ayyyy… ¿Qué sería de nosotros sin leyendas como esta?


Santo Domingo de la Calzada

Calle Mayor, 33 (Oficina de Turismo)
26250 Santo Domingo de la Calzada
(+34) 941 34 12 38

Google Map

Otros lugares cercanos